HIGIENE Y SALUD MENTAL

La formación de los profesionales en enfermería de salud mental desde una perspectiva comunitaria necesita partir del desarrollo de un marco conceptual de intervenciones basado en principios comunitarios. Esto significa trabajar para con y desde la comunidad.
También significa la coordinación e integración de los diferentes profesionales y niveles de salud para poder ofrecer una Continuidad de cuidados.
Específicamente para los profesionales de enfermería de salud mental esto se traduciría en la adquisición de habilidades que mejoren la participación comunitaria, fomenten la autonomía tanto para los individuos como para las familias, dando apoyo emocional para afrontar situaciones de estrés y crisis.
Para que esto sea posible, el sistema de salud tendrá que mostrar un reconocimiento del rol profesional de la enfermera de salud mental comunitaria, proporcionando los recursos profesionales necesarios para ello.
HIGIENE Y SALUD MENTAL.
Bajo el concepto de higiene mental se entienden todas las actividades que buscan la creación de un ambiente donde existe la prevención de comportamientos inadecuados, la preservación y el desarrollo del ajuste psicológico y el alivio del desajuste. La salud mental o el estado mental se refiere al estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio-cultural, lo que garantiza su participación laboral, intelectual y de relaciones para alcanzar un bienestar y una buena calidad de vida.
Se puede definir a la salud mental como un estado de bienestar emocional y psicológico en el cual el individuo es capaz de hacer uso de sus habilidades emocionales y cognitivas, funciones sociales y de responder a las demandas ordinarias de la vida cotidiana. El cuidado de la salud es fundamental para el trabajo interior: hay que cuidar no sólo el alimento y la higiene física, si no también el alimento y la higiene mental. El pensamiento positivo le ayuda a uno a estar mejor, el pensamiento negativo, empobrece el espíritu y consume grandes dosis de energía.
La acción preventiva se puede ejercer en un plano individual o en un plano social o colectivo. Para lograr un buen estado de salud mental, uno deberá principalmente permanecer físicamente sano: el equilibrio fisiológico y el regular las funciones más importantes es condición previa; ya que los desórdenes nutritivos y metabólicos provocados por errores dietéticos o por la ingestión de sustancias tóxicas favorecen la aparición de alteraciones tanto orgánicas como psíquicas.
La conservación de la salud mental le concierne a cada individuo como una actividad de la que se debe ocupar a diario: los hábitos de higiene mental. La salubridad de los hábitos psíquicos se cierne hacia adentro: el manejo del pensamiento positivo y la imaginación creativa, produciendo equilibrio interno. Otros comportamientos tienen carácter psico-social, tales como la catarsis emocional y la valoración positiva de los rasgos propios y ajenos, que resulta confirmatoria de la valía de cada persona, necesaria para poder integrar la autoestima y configurar la identidad personal.
La persona es la única responsable y la creadora de su bienestar: cuidar la higiene mental es una labor personal diaria, un hábito que hay que adquirir y una responsabilidad para consigo mismo y para los que los rodean. Es el “yo” quien “decide” enfermarse mentalmente, procurándose tóxicos mentales, y también es el “yo” quien “decide” cuidar su estabilidad psicológica o curarse, favoreciendo su higiene mental.

LA SOCIEDAD Y LA SALUD MENTAL.
Históricamente las sociedad han pasado por muchas etapas desde la edad de piedra, el renacimiento, la revolución industrial, le era espacial, hasta nuestros días llamada la era ambiental en la que la sociedad, las familias, y el individuo sufren los stress mas variados e intensos de tosa su historia.
Los avances de la sociedad, en todos sus ámbitos, combinados con la comunidad y la educación influyen en la familia y en otras estructuras colectivas, esta nueva concepción hace que los modelos anteriores de los factores que afectan a la salud de individuo haya perdido vigencia y surge un nuevo planteamiento conceptual que destaca la concepción holística del hombre.
La ecología humana trata de la amplia Concepción del hombre y su medio, o sea, del grupo total de procesos de adaptación entre ellos.
Los sistemas sociales son aquellas partes de la comunidad  que tiene una fundación más o menos definida y especializada, que requiere la lealtad de un grupo de personas agrupadas en una relación sistemática y cuyos esfuerzos son coordinados.

EL ESTADO EN LA SALUD MENTAL.
El estado venezolano tiene obligación de velar por la salud de la nación, como lo contempla el artículo nº 76 de la constitución de la república, este derecho lo ejerce el estado venezolano atreves del ministerio de sanidad y asistencia social  y atreves de la dirección de higiene mental.
Las altas tasas de hospitalización prolongada y la presencia de ancianos en instituciones psiquiátricas evidencian un total fracaso de Salud Mental orientada a descargar a la familia y a la sociedad de los enfermos mentales, esto se debe a una deficiencia en cuanto a la preparación de los recursos humanos en psiquiatría familiar, social y comunitaria, por tal motivo las políticas de atención en salud mental deben estar orientadas a la formación de recursos humanos en salud mental y psiquiátrica tanto en cantidad como en calidad.
Es notable que la situación actual de la economía venezolana esta aparejada con un deterioro notable de la calidad de vida de los venezolanos y que tal deterioro profundiza una deuda social cuyo pago exige con justicia la población. El ejecutivo nacional ha tomado medidas para compensar la deuda social que apuntan hacia la búsqueda del mejoramiento de la calidad de la vivas y que implica el trabajo coordinado de los sectores del estado del estado que desarrollan las políticas sociales, de salud, educación y trabajo.

EL INDIVIDUO EN LA SALUD MENTAL.
La vida del individuo esta continuamente sujeta a cambios por el proceso de desarrollo debido a la maduración, por cambios en las situaciones de su medio o por culminación de ambos.
Lo que un ser humano es, donde se encuentre, y en la época que se encuentre, lo debe gracias a las realizaciones y potencialidades que trajo al nacer y al medio en que ha vivido.
La característica del ser humano lo distingue notablemente del resto de los seres vivos, es su amplia capacidad para desarrollar la mentalidad o la inteligencia.

Entre algunos efectos de la naturaleza en la mentalidad tenemos:
v  El ser humano por medio de su inteligencia, esta consciente de la existencia propia y de la del universo donde vive
v  El hombre puede predecir por su condición mental las consecuencias de sus actos y las consecuencias de los acontecimientos que ocurren a su alrededor.
v  El hombre también puede responder a estímulos distantes en el espacio y en el tiempo y hasta estímulos imaginados por el mismo.

CARACTERÍSTICAS DE UN INDIVIDUO MENTALMENTE SANO.
Existe una gran variedad de características que pueden ser adaptativas que contribuyen a llenar necesidades básicas y pueden servir en la obtención de santificación y seguridad, sin embargo, algunas características contribuyen al ajuste más que otras. Mayormente estas características están al término medio de la continuidad, entre algunas características encontramos:
v  Optimismo – pesimismo.
v  Dependencia e independencia.
v  Organización y sistematización.
v  Curiosidad.
v  Identificación sexual
v  Flexibilidad, entre otras.

CONCLUSIÓN.
Son muchas las situaciones que hay que tener en cuenta para no deteriorar nuestra salud mental.
Si sometemos a nuestro organismo a excesos de cualquier tipo nuestro cuerpo tarde o temprano se resentirá. Lo mismo ocurre con la mente. Si una persona va adquiriendo hábitos nocivos que perjudiquen a la mente, ésta reaccionará enfermando.
Veamos algunos puntos que tenemos que tener en cuenta para mantener la salud mental.
1.- Sentirse amado por alguien y sentir que amas a alguien.
2.- Aprende a encajar los problemas y dificultades de la vida. Ten aguante.
3.- Sé una persona flexible ante ti mismo y las situaciones de la vida.
4.- Hacer las cosas con sentido.
5.- Sé creativo.
6.- Tener un sentido para la vida.

BIBLIOGRAFIA.

v  Lcda. SILVA  Elena  y RODRIGUEZ  María, ENFERMERIA EN SALUD  MENTAL Y SPIQUIATRÍA. Los Teques Edo. Miranda;  Fondo  editorial  Fundación  Universitaria “Cecilio Acosta”. 2001.

v  BORGES  G.  Julio, SALUD  MENTAL  EN  ENFERMERÍA   SPQUIATRICA,  México: editorial  inter-americana. 1ª  edición 1982.

2 comentarios:

  1. realmente no se si el contenido es bueno, porquelos colores y el tipo de letra no permiten leerlos no de distingue , asi que ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. solucionando el problema amigo,gracias por sus comentarios

      Eliminar